MILÁN KUNDERA

La memoria no guarda películas, guarda fotografías